Dá
Dónde Donar Sangre en Ávila

¿Sabías que…?

Cada segundo, la médula ósea genera de 2 a 3 millones de glóbulos rojos. La misma cantidad muere en ese mismo tiempo.

El pus está formado por glóbulos blancos que han muerto durante el combate con las infecciones.

El precio de un barril de crudo es de aproximadamente 60 €; la misma cantidad de sangre podría venderse a casa 80.000 €.

Cada año en el mundo se recogen alrededor de 80.000.000 de litros de sangre, el equivalente a 40 piscinas olímpicas.

La raza no influye en la donación, sólo depende del estado de salud de persona que va a donar.

En periodos vacacionales se hacen más llamamientos porque hay menos donantes y las necesidades de sangre se mantienen.

Contrariamente a lo que se suele pensar, no es conveniente donar sangre con el estómago vacío.

Los grupos sanguíneos más comunes en la población española son el A positivo y el O positivo, ambos con un 36%. Sin embargo, el grupo más polivalente (universal) es el O negativo, dado que puede utilizarse para transfundir a pacientes de todos los grupos sanguíneos en una situación de urgencia, lo compone entre el 5 y el 7% de la población.

Actualmente no existe ningún sustituto artificial de la sangre que sea viable. Continuamente se está investigando para lograrlo.

Los Testigos de Jehová no aceptan la donación ni la transfusión de sangre.

La autotransfusión es la donación que el propio paciente realiza antes de una operación quirúrgica programada. Al paciente, bajo control médico, y con el aporte de hierro necesario, se le extrae su sangre que será conservada y almacenada a 4ºC, para poder cubrir las necesidades que puedan surgir durante el acto quirúrgico.

Cada componente de la sangre necesita unas condiciones diferentes para mantenerse en perfecto estado hasta el momento de su utilización:
– Glóbulos rojos: hasta 42 días a una temperatura de 2-6ºC.
– Plaquetas: 5 días, en agitación, a una temperatura de 22ºC.
– Plasma: hasta un año, congelado, a temperatura inferior a -40ºC.

Mediante la donación de Aféresis se obtiene el mismo número de plaquetas que con siete donaciones normales de sangre.

La alergia a medicamentos NO es un motivo de exclusión salvo que haya existido una reacción anafiláctica grave en el último año. En este caso la exclusión será TEMPORAL hasta completar el año desde el episodio.

No pueden donar personas con un peso inferior a 50 kg, porque las bolsas de sangre están diseñadas para 450 cc, cantidad que no se puede extraer a una persona de peso reducido.

El índice de colesterol no influye en la posibilidad de donar sangre.

El consumo de Aspirina y antiinflamatorios no impiden la donación pero si el de antibióticos, tras cuyo consumo deben pasar 15 días antes de poder donar.

Si se es diabético con tratamiento de insulina, no se puede donar sangre.

La legislación española prohíbe el “comercio de la sangre”. Los “costes de la sangre”: la bolsa que la contiene, análisis, cámaras frigoríficas, etc… son asumidos por la Seguridad Social (Hospitales Públicos), Aseguradoras o los propios pacientes (Hospitales Privados).

En toda España faltan donantes, ya que se estima que se necesitan 50 donaciones anuales por 1.000 habitantes. Actualmente la cifra está en torno a 37 donaciones.

Por nuestro cuerpo circulan alrededor de 35.000 millones de leucocitos, el equivalente a la distancia entre Madrid y Barcelona si los dispusiéramos uno detrás del otro.

No basta con donar sangre una sola vez. Como todo lo que necesitamos para vivir, se debe hacer una vez, otra y otra más.

Si dispusiéramos todos los glóbulos rojos del cuerpo unos sobre otros, levantaríamos una torre de 50.000 kilómetros de altura, y formaríamos una línea lo suficientemente larga como para dar la vuelta a la tierra 4 veces.

La sangre y sus componentes caducan. Los concentrados de hematíes se pueden conservar durante 42 días y los de plaquetas únicamente durante 5 días. Por esta razón es necesario que cada día se hagan donaciones de sangre.

La sangre circula por los vasos sanguíneos a una velocidad media de 2 kilómetros por hora.

Las personas que han sufrido quemaduras pueden necesitar hasta 20 unidades de concentrados de plaquetas durante su tratamiento.

1 de cada 10 personas que entran a un hospital necesita sangre.

Las personas que han sufrido accidentes de tráfico y que han perdido mucha sangre, necesitan la transfusión de 50 o más unidades de concentrados de hematíes.

Los niños que reciben tratamientos para el cáncer, los bebés prematuros y los que son sometidos a cirugía cardíaca necesitan glóbulos rojos y plaquetas de todos los grupos sanguíneos.

La sangre no se puede fabricar y actualmente no tiene ningún sustituto. La única forma de disponer de sangre es la donación.

Para un trasplante de hígado se necesitan 8 unidades de plasma y para una intervención de cirugía cardíaca infantil, 6.

Si donas sangre cuatro veces al año, habrás ayudado a salvar 12 vidas.

La donación de sangre es un acto sencillo y corto en el que en todo momento estaréis atendidos por personal sanitario experimentado.

Cada segundo, la médula ósea genera de 2 a 3 millones de glóbulos rojos. La misma cantidad muere en ese tiempo.

Para una intervención de columna vertebral se necesitan 5 concentrados de hematíes y para un trasplante infantil de médula ósea puede variar desde 1 hasta más de 50.

¿Te has parado a pensar que las cosas importantes de la vida, como amar o pensar, no basta con hacerlas una sola vez? Tampoco basta con donar sangre una sola vez.

Las personas mayores de 65 años pueden donar sangre si un médico considera que su estado de salud es bueno.

La donación de sangre no tiene efectos negativos. En raras ocasiones puede causar ligeros mareos, evitables si se siguen las indicaciones médicas.

El material utilizado durante el proceso de donación es estéril y de un solo uso por lo que es imposible contagiar a un donante.

En 24 horas, nuestro organismo ha recuperado el volumen sanguíneo que tenía antes de la donación y se encuentra en condiciones normales. Antes de ese tiempo, deberemos evitar realizar actividades peligrosas que requieran esfuerzos físicos elevados.

En periodos vacacionales se hacen más llamamientos porque hay menos donantes y las necesidades de sangre se mantienen.

La aféresis es un tipo de donación en la cual sólo se puede extraer de forma selectiva uno o varios de los componentes de la sangre, devolviendo el resto al donante. La separación de los componentes se realiza mediante la centrifugación de la sangre en una máquina a la que el donante está conectado con un equipo completamente estéril y de un solo uso.

Los grupos sanguíneos más comunes en la población española son el A positivo y el O positivo, ambos con un 36%. Sin embargo, el grupo más polivalente (universal) es el O negativo, dado que puede utilizarse para transfundir a pacientes de todos los grupos sanguíneos en una situación de urgencia, lo compone entre el 5 y el 7% de la población.

La donación de sangre es un acto sencillo y corto en el que en todo momento estaréis atendidos por personal sanitario experimentado.

 

Sabías que en los Hospitales de Castilla y León:

– Cada día son necesarias 450 bolsas de sangre

– Cada hora se realizan 20 transfusiones de sangre

– Cada año se transfunden 115.000 bolsas de sangre